Por: Bernardo Caamal Itzá

El fenómeno solar, mejor conocido como el Helón observado en territorio peninsular, no sólo ocasionó revuelo nacional al difundirse en los diversos medios de comunicación, sino incluso hubo quienes se mofaron de este tipo de temas aun sin conocerlo a fondo.

Aun hoy en día, miles de campesinos mayas están pendientes de las observaciones que realizan en su entorno, porque gran parte de esos conocimientos se aplican a sus actividades de la siembra de la milpa, tal como la presencia del halo lunar, la caravana de hormigas xula’ab, xtokoy, quienes en lo general pronostican lluvias.

Hasta el momento, este año en particular ha sido la más húmeda, hizo que las milpas se enyerbaran y ocasione que se pierdan las cosechas obtenidas este año debido a la alta humedad; sin embargo, las lluvias continúan en los últimos días por todo el territorio sureño.

Por tanto, desde que el pasado miércoles 11 de diciembre, Yuum Cháak (dios de la lluvia) decidió verter su cántaro a la 1.50 de la tarde en Peto, y la lluvia tardo alrededor de media hora y fue intensa.

Los días transcurren, hasta la navidad, los servicios meteorológicos pronosticaron en esos días el arribo del frente frío no.20, y tuvo fuerte impacto en Tabasco incluso aquí en Yucatán; mientras que en los últimos días se registran nublado y por las tardes continúan cayendo fuertes chubascos; luego todos saben que para estos meses, las lluvias no se hacen acompañar por fuertes truenos y relámpagos y en este año ha sido lo contrario.

Curiosamente el pasado 21 de diciembre, el helón (elom) se registró por los mayas su presencia en los cielos peninsulares, y nuevamente en Tahdziu (Yucatán) y en Felipe Carrillo Puerto (Quintana Roo) fue documentado su presencia el 24, a unas horas de celebrarse la navidad, sus pronósticos no son nada halagadores para quienes saben de él y en esta ocasión fue cuando se fotografió por la gente de las comunidades maya haciendo uso de sus modernos celulares.

“En Tahdziú se presentó hace 24 años, quienes lo vimos, recibimos el consejo de nuestros padres y abuelos y nos dijeron que era presagió de las calamidades y los constatamos, por eso cuando lo vimos nuevamente, nos encomendamos a nuestros dioses” resaltó una de las personas que vio este fenómeno natural.

Además si consideramos que, desde la entrada del mes decembrino, se registró una intensa neblina en la mayor parte del territorio yucateco, y anoche (27 de diciembre) se volvió a registrar por lo menos en Peto una intensa niebla.

Ahora solo faltan algunos días para que termine el año, por lo menos 2013, ha sido un año de sinsabores, no se logró la cosechada esperada debido a los gusanos y a las intensas lluvias; luego las llamadas reformas a varios artículos de la constitución y con ello se borró gran parte de las evidencias de la historia mexicana en lo que respecta a la defensa de sus recursos, y ahora todos quienes viven en México están en la expectativa de lo que sucederá en los próximos días, lo más seguro es que se sube la gasolina, y varios productos considerados como “chatarra” que incluye refrescos, chicles, dulces, comida de perros y de gatos, entre otros.

Por otra parte, Yuum Cha’ac (Dios de la lluvia) aún mantiene su presencia en tierras peninsulares, las hormigas y todos los animales pronosticadores del clima continúan con su papel vaticinando la presencia de lluvias por la región, lo que seguramente afectará la cosecha de varias hortalizas como calabazas, sandias y pepinos.

En estos últimos días del año hay varias cosas por analizar en diversos ángulos, desde los conocimientos y saberes locales hasta el uso del conocimiento científico en cuanto al tema del clima, por otro, en los próximos días los abuelos mayas de la región sur de Yucatán iniciarán de nuevo con el registro del Xook K’íin o cabañuelas cuyos resultados lo aplican en sus actividades diarias relacionadas a la milpa.

Ahora, observan y registran el comportamiento inusual de las hormigas, como el hecho de cargar a sus hijos y llevarlos en otros lugares, ellos aseguran “viene un temporal muy fuerte y hay que prepararse para recibirlo.

Sobre todo en éstos tiempos que se aproxima cosechar los ibes, calabazas en las milpas, quienes son los más interesados en participar, saben de antemano que es de interés conocer el estado del tiempo, porque saben que al extraer las semillas de las calabazas, necesitan de días soleados para que estas pepitas se sequen, y lo mismo para quienes desean asegurar la buena calidad de las semillas de frijol y de los ibes.

¡Lluvias sin frío sería lo idóneo! – comparten en estos días los apicultores-, en realidad para estas fechas en la mayoría de las veces llegan acompañados por un intenso xaman ka’an (vientos y lluvias provenientes del norte).

Concluyendo, para quienes trabajan en la milpa y en la agricultura peninsular, recobra la importancia de conocer los elementos que permiten el pronóstico del clima y con ello aplicarlo a sus actividades para el logro de sus objetivos.

Comparte