PRIMERO.- Que el 12 de Octubre es el Día de la Dignidad y la Resistencia de nuestros pueblos indígenas, y si algo hay que festejar es la valentía con la que cayeron peleando nuestros ancestros, contra el sometimiento español y las tiranías posteriores.

SEGUNDO.- Que a 100 Años de la Revolución Mexicana y a 200 Años de la Guerra de Independencia, seguimos resistiendo y exigiendo nuestra inclusión y reconocimiento en la Carta Magna de México para ser parte de este Estado-Nación. Por tal razón, cuestionamos el carácter festivo de la gran celebración nacional que de dos hechos históricos importantes: el Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Guerra de Independencia, sin un llamado a la reflexión profunda de lo que ha significado y traído como consecuencia esos hechos donde nuestros ancestros sirvieron como carne de cañón, sin que por ello, hayan sido incluidos con justicia en la construcción de este Estado-Nación que no solo nos excluyó, sino que nos avasalló pretendiendo en todo momento nuestro exterminio.