Por: Kgosni, El volador, No. 281

María de Jesús Patricio, Marichuy, está de gira por ciudades vascas y españolas con la encomienda del Congreso Nacional Indígena (CNI) de denunciar el aumento de la represión, los asesinatos y el hostigamiento a los pueblos originarios desde que llegó Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México. Las denuncias incluyen a la Guardia Nacional, como principal responsable, para impulsar los proyectos energéticos en sitios como el Istmo de Tehuantepec, Morelos y el territorio por el que pasará el Tren Maya.

En entrevista con La Jornada, Marichuy ratificó:

– Lo que se dice en los medios y los de arriba, entre ellos el Presidente de México, no es lo que pasa abajo.

Hay muchos muertos, hay desaparecidos, hay agresiones hacia gente que se organiza por defender su territorio. Estamos viviendo un estado de guerra declarada al introducir los megaproyectos que sólo traerán destrucción territorial a pueblos enteros.

–¿Según ustedes, la represión se ha intensificado desde que asumió el poder López Obrador, incluso peor que con el PRI?

Se dice que es un gobierno de izquierda y que todo está bien, pero no es así. Abajo estamos peor que antes,porque nos han asesinado compañeros del CNI y concejales y eso antes no había pasado. Nosotros creemos que la Guardia Nacional se puso para reprimir, no para cuidar a las comunidades, y para consumar los acuerdos para que se ejecuten los megaproyectos. Aristegui.

Dicen que va a traer un beneficio ¿pero para quién?Las comunidades saben que para ellos no. Creemos que ya ha hecho un acuerdo de ceder esas tierras para los que quieren invertir en esos proyectos.

En México el tema del colonialismo es algo muy delicado, en España el 12 de octubre es Fiesta Nacional. ¿Qué supone para usted esa fecha?

Yo lo voy a explicar desde el punto de vista de los pueblos indígenas de México. En España a ese día lo llaman el descubrimiento de América, en México lo llamamos el desangramiento de América, porque fue cuando llegaron y hubo masacres, asesinatos, hubo manera de imponer algo desde fuera. Ellos llevaban una cruz en una mano y en la otra una espada y si no te convencían, te obligaban.

Pero no es algo que haya acabado, lo que comenzó el 12 de octubre, sigue con la imposición de los megaproyectos, porque también es una forma de colonizarnos, son proyectos que traen muerte. Llegaron buscando oro y plata y lo que no se acabó entonces lo quieren acabar ahora, es muerte, es represión. Entonces ¿qué vamos a celebrar? Nos hacían creer en las escuelas que era bueno, que traían beneficio a nuestra tierra, pero ¿qué beneficio, si nos mataron a nuestra gente? Nos robaron nuestro oro, nuestra plata, eso no es traerbeneficio. eldiario.es (Extracto)

Más que andar pidiendo disculpas, López Obrador debería parar el despojo. Lo que no acabaron los conquistadores lo están haciendo esas empresas y él está abriendo la puerta para que lo hagan con facilidad, para que acaben de exterminar a nuestra gente.

En la ceremonia de toma de posesión de López Obrador, el bastónde mando se lo entregaron representantes de los pueblos indígenas.

Es que a través de estos años han ido creando indígenas domesticados, al servicio del poder y son los que usan para aparentar que no hay nada contra los pueblos, que está todo bien. Y no es cierto. Son gente manejada de acuerdo a los intereses de arriba y que se prestan para su juego. Y así meten la confrontación en nuestros pueblos. elsaltodiario.com.