Hopelchén, Campeche, 13 de octubre de 2013

Por: Bernardo Caamal Itzá

“Estamos en contra de todas las reformas constitucionales en agravio de todos los mexicanos y que son parte del “Pacto por México”, que es una traición de todos los partidos políticos al todo el pueblo de México, declararon ayer sábado 12 de octubre en un encuentro indígena realizado en Hopelchén, Campeche, por el Congreso Nacional Indígena.

En este día, representantes de las diversas comunidades indígenas oriundos de Conhuas, Calakmul, Hopelchén, Ejido km. 120, Candelaria, Ejido Pejelagarto, Tinum, Ix Kix, Suctuc, Crucero San Luis, X’kalot Akal, Xpujil, de Campeche; Ticul, Buctzotz, Maní, Chacsinkín y Mérida, de Yucatán; y del Distrito Federal, se reunieron para analizar la situación actual en que se encuentran las comunidades mayas.

Resaltaron este día, en nombre del desarrollo de los pueblos, se despojan tierras a los ejidos y de sus semillas nativas “no nos vamos a dejar ante la voracidad de las empresas que vienen a arrebatarnos lo poco que nos queda en los pueblos”, subrayaron.

-Roban nuestras semillas y nos la cambian por los transgénicos que contaminan la tierra y la miel, denunciaron, otro de sus reclamos, resaltan, como:

La discriminación histórica de los pueblos mayas de la península que se traduce en la falta de reconocimiento de los derechos en la Constitución de nuestro país.

Que los programas emergentes que el gobierno implementa es solamente el reconocimiento de nuestra pobreza y una burla para nuestra memoria y dignidad, y que tiene como única finalidad dividirnos como pueblo.

El hostigamiento y la represión de los gobiernos Federal, Estatales y municipales en contra de los que luchamos por recuperar nuestra memoria, como es el caso de la compañera Sara López González de Candelaria Campeche por su lucha en contra de las altas tarifas eléctricas.

La injusta prisión de los compañeros presos políticos de todo el país en especial del Profesor Alberto Patishtan.

El olvido y la marginación a la que estamos sometidos que se traduce en la falta de escuelas, de hospitales dignos y de medicamentos de calidad, así como la falta de caminos en buen estado para la comercialización de nuestra cosecha.

Los intereses privados de los empresarios están por encima de las necesidades de los pueblos y que el gobierno defiende.

El gobierno sólo está realizando reformas a la Constitución con el único fin de privatizar lo que aún nos queda.

La educación se está privatizando al igual que los recursos energéticos como el petróleo y la electricidad, con la consecuente alza de precios haciendo más grave la situación de nuestros pueblos.

Al cerrazón del gobierno al diálogo y al consensos, ahora sólo recurre a la represión.

El hostigamiento y los atropellos de la policía de Campeche a los compañeros de la comunidad de Conhuas, por su lucha en la defensa de sus derechos territoriales y culturales.

Su reunión de trabajo, concluyó con esta declaratoria

Lucharemos para alcanzar la autonomía alimentaria como campesinos e indígenas que somos y no venderemos nuestros productos a los empresarios, buscaremos caminos para la práctica del mercado solidario.

Nos organizaremos como pueblos para crear mesas informativas sobre los problemas que enfrentamos y sobre la política, además de distribuir la información que necesitamos saber sobre el tema de los derechos que todos tenemos como indígenas y que están escritos en los acuerdos de San Andrés Sakamchem de los pobres, Chiapas.

Lucharemos por la autonomía de nuestros pueblos, para dejar de depender de las limosnas del gobierno, como lo plantean los acuerdos de San Andrés Sakamchen de los pobres, Chiapas.

Crear una red de comunicación entre los pueblos para mantenernos informados de las acciones que realicemos.

Crearemos vínculos con otras organizaciones para compartir las experiencias y escuchar a los otros y solidarizarnos con los compañeros.

Seguiremos viviendo según lo que dicen nuestros abuelos y fortaleceremos nuestra identidad indígena.

Estamos en contra de todas las reformas constitucionales en agravio de todos los mexicanos y que son parte del “Pacto por México”, que es una traición de todos los partidos políticos al todo el pueblo de México.

Reiteramos nuestro apoyo a la lucha de los maestros ante los agravios que causa la reforma educativa en sus derechos laborales.

Reiteramos nuestro apoyo a la comunidad de Candelaria Campeche por la lucha que sigue vigente en contra de las altas tarifas de electricidad.

Las denuncias indígenas señalados en este foro, coinciden a la par con documento que publica Hojarasca, firmado por Ramón Vera Hererar, donde resalta “En los tres estados por igual —Campeche, Yucatán y Quintana Roo— se perfila un futuro cada día más incierto. Los nuevos programas de gobierno, cuando los cumplen, se revierten contra la gente sin que se dé cuenta de qué ocurrió. Un ejemplo emblemático son las comunidades que se inundan súbitamente porque en las inmediaciones hay extensiones cultivadas con agricultura industrial mecanizada, algo que los lugareños llaman con sorna “el Mecanizado”, aunque a veces recurran a éste al sembrar maíz comercial, y reserven los métodos tradicionales para seguir cultivando su maíz nativo de siglos.

Menciona también que lo mismo sucede que por el tipo de suelos que hay en la península, “el Mecanizado” tapa todos los hoyos naturales y aplana los cauces naturales por donde el agua corría y se iba penetrando la tierra que, ahora “impermeable”, sirve de tobogán para arrojar súbitamente miles de litros a las comunidades aledañas. La constante es que sean comunidades con siembra mecanizada. Así pasa en SucTuc, Sahcabchén y Vicente Guerrero (hoy paradójicamente conocida como Iturbide), que han sufrido inundaciones brutales, muy inesperadas y desmesuradas, con pérdidas materiales cuantiosas. Donde sólo hay cultivos a lo tradicional, el agua encuentra sus cauces y si bien puede haber alguna inundación esporádica, por lo general la gente sabe que el agua encuentra su rumbo y se mete al suelo, tarde o temprano.

Así de súbitos e inentendibles son los programas de gobierno, las políticas públicas que aplican al sector agropecuario, sólo generan caos sistemático y ocasionan más problemas a la gente.