Actualmente, el sistema penitenciario del país alberga a un total de ocho mil 334 personas indígenas; la CNDH confirmó que en su mayoría no han sido asistidos por un defensor e interprete o traductor acompañante, e incluso en muchas ocasiones desconocen el motivo por el que están internos.

Los hechos violatorios que más sufren los indígenas son la detención arbitraria, la incomunicación, los tratos crueles, carencia de intérpretes y de defensores públicos especializados que les den asesoría jurídica inmediata; así como de deficiente atención médica.

La CNDH condena que en México los jueces, agentes del Ministerio Público y defensores, no conozcan de los usos, costumbres, tradiciones, cultura e idioma de la población indígena del país.

Más información comunicado de prensa www.cndh.org.mx